Sucumbo
ante tu cielo rosado en calma
a tu lluvia de caracoles morados

a tu risa que vibra
en tu imperio de gracia

me rindo
ante tus encantos sutiles

atajos terrenalesde tu pasión de lava

cedo
ante tus caminos lunares
a tu cauce de hierbabuena
a tu tacto de nubes frías

me sumerjo en tu marde cabellos negros

caigo

desarmado

en el precipicio de tus senos
hacia tu ombligo

me vierto
                     -día y noche-
sobre el mundo abismal
de tus frases atadas
en tus plazas desiertas
y parques prohibidos. 

Lovers (1909) - Egon Schiele