Una zapatería es fiscalizada: El fiscal dice que hay que bajar los precios, que los zapatos tienen que revenderlos a Bs. 3 mil. El gerente muestras las facturas de compra a 5 mil. Y no importa. El consumo es opio para el pueblo.

*

Una señora es detenida con cuatro paquetes de harina de maíz, dos pollos y dos kilos de leche en un autobús: Muestra las facturas pero los militares le dicen que solo puede transportar la mitad de todo, porque sino se le puede acusar de contrabando. La misma historia que todos conocen. La señora señala la mitad de sus productos y dice "¿Esto sí es mío? ¿Esto sí me lo puedo llevar?".El militar siente y la señora toma el resto y los reparte a los pasajeros. Dice: "Yo no me los llevo, ok, pero tú tampoco te los vas a quedar". La guerra económica sí es contra el pueblo.

*

Alguien graba con su teléfono un vídeo de seguridad que muestra una cola a un cajero multiservicio: Un hombre armado se acerca a otro y le intenta quitar un fajo de billetes que tiene en la mano. La víctima en cuestión lo coloca en el piso. La gente en la cola intenta no mirar o lo hace de reojo. El hombre armado se agacha para recogerlo y el otro se aleja rodeando a la mujer detrás de él, saca un arma y regresa apuntando al hombre armado. Dispara dos veces. Cae al piso. La gente también cae al piso como un reflejo. La víctima, ahora el victimario rodea el lugar apuntando a todos lados, se acerca al hombre caído y lo patea. Quien graba suelta una carcajada. A veces la violencia da risa.

*

Un delincuente ingresa a un salón de universidad privada: Con un cuchillo somete al docente y a unos cinco estudiantes y logra escapar. La noticia vuela a todos lados y muta. Son demasiado pajúos, dice alguien, ¡cómo se dejan robar con un cuchillo!.