Dicen que cuando sufres de insomnio estás alejado de todo, dicen que te vuelves la copia de la copia de la copia de una versión desesperada de ti mismo.

Dicen que no puedes evitar que tu alma se vuelva reversible y que lo peor de ti salga a relucir.

Dicen que en ese estado dejas pasar oportunidades, porque nada importa realmente.

Dicen que las oportunidades son como trenes que te llevan lejos, dicen que algunos pasan de largo y se van a sitios a los que uno no desea ir. Y que hay otros que te llevarían a donde quieres estar y también pasan de largo. O aquellos que llegan antes o después del horario esperado.

Dicen que de nada sirve llegar demasiado tarde o demasiado temprano al lugar deseado.

Dicen que la única tragedia peor a no conseguir lo que uno desea es precisamente conseguirlo.

Dicen que la vida es un mientras tanto. Y que las personas verdaderamente felices jamás sabrán levantarse.

Eso dicen.

Ellos dicen que es psicológico. Otros dicen que es neurológico. Y algunos más dicen no saber nada de nada.

Dicen tantas cosas.

También dicen que lo he hecho mal. Pero esa palabra empezó a tener otro significado para mí.

Porque ahora espero un tren.

Eso no lo dice nadie.